Dr. Mario Izurieta Ulloa
Neurocirujano
Hospital Luis Vernaza
Hospital Alcívar

Chimborazo 3310 y Azuay
1er. Piso oficina 2
Guayaquil, Ecuador

Oficina: +593 4 2584661
Celular: +593 9 7195100
mizuriet@gye.satnet.net

 

 

Manejo de Tumores Cerebrales en Áreas Riesgosas con Paciente Despierto

Muchos campos de la neurocirugía han experimentado cambios importantes con el propósito de mejorar el manejo de las diversas enfermedades neurológicas. Uno de los retos existentes en este campo es la neurocirugía funcional. El cerebro tiene áreas denominadas “elocuentes” para indicar su relevancia en las funciones neurológicas como el movimiento, lenguaje, sensibilidad, visión, audición, memoria, etc. Cuando los tumores se desarrollan dentro o en la vecindad de estas áreas funcionalmente importantes, el abordaje y la manipulación cerebral pueden comprometer funciones importantes para el paciente, originando secuelas neurológicas adicionales al paciente.

Fig. 1 Lesión nodular en la proximidad del area motora en el hemisferio cerebral izquierdo

El objetivo principal de esta técnica quirúrgica es no causar daño al paciente como resultado de la manipulación cerebral al retirar la masa tumoral. Mientras el paciente se mantiene despierto, el psicólogo asistente durante la cirugía, puede realizar una evaluación constante de todas las funciones neurológicas del paciente. Evitando así cualquier lesión sobre la función del movimiento, lenguaje, visión, etc.

Fig. 2 Diagrama de localización de lesión de acuerdo a imagen de resonancia magnética.

Con la ayuda de sistema de imagen ya sea la resonancia magnética nuclear o los sistemas cumputacionales de neuronavegación realizamos una localización exacta de la lesión para realizar una craneotomía directamente sobre el tumor a extirpar. La piel es marcada con sistemas asépticos para iniciar la administración de anestésicos locales en la piel así como la neuroanestesia requerida para el control transoperatorio de la algesia.

Fig. 3 Región frontal izquierda expuesta e identificación de la lesión por edema cerebral localizado.

Los abordajes realizados con craneotomos especiales nos permiten acceder al área del tumor en menos de 10 minutos de iniciada la cirugía evitando así procedimientos prolongados e incomodidad al paciente. La asistencia del personal durante el procedimiento es muy importante para el bienestar, confiabilidad y tranquilidad del paciente. La sensibilidad se encuentra en los tejidos blandos alrededor del área operatorio, sin embargo, el tejido cerebral carece de receptor del dolor por lo tanto el paciente no puede sentir o notar que el neurocirujano se encuentra removiendo la lesión tumoral.

Fig. 4 Región frontal derecha mostrando las vellosidades de Paccioni sobre el área frontal paramediana.

El tiempo del procedimiento quirúrgico se encuentra alrededor de 60 a 90 minutos. El manejo neuroanestésicos es el pilar de este avance en la neurocirugía. En nuestro hospital contamos con personal especializado en técnicas de neuroanestesia asi como las drogas de última generación para el mantenimiento del estado despierto sin el paciente pueda sentir alguna molestia o dolor durante el tiempo en quirófano.

Fig. 5 Paciente femenina saludando durante la intervención quirúrgica.

Los pacientes no requieren realizar un estado postoperatorio en una terapia intensiva sino en el área de recuperación por espacio de 1 a 2 horas y luego son enviados a su habitación con la medicación apropiada y bajo control de los médicos residentes entrenados para el manejo de estos pacientes.

 © 2007 - 2011. Dr. Mario Izurieta Ulloa.